Cañamero y sus puente históricos

Cañamero y sus puentes históricos

Esta entrada está basada en el libro de Antonio Jiménez Valdós, Puentes Históricos en las Tierras de Trujillo, volumen III.

La historia de Cañamero, al igual que la de otras localidades limítrofes, como Guadalupe, Berzocana o Logrosán, en la actualidad hubiera podido ser muy diferente, y más próspera. En la primera mitad del siglo XX, un Real Decreto del Régimen termina con las expectativas de inauguración de la línea ferroviaria de Talavera de la Reina a Villanueva de la Serena, el ansiado y esperado ferrocarril extremeño que nunca llegó a cruzar la Sierra de las Villuercas, procedente de Talavera. En las inmediaciones de Cañamero aún se conservan restos de su estación, varios túneles, cuya ejecución se inició y nunca fueron acabados, el Puente de hormigón sobre el río Ruecas y varios pasos superiores sobre la línea. Los túneles, la estación  y el citado puente pueden visitarse si tomamos la vieja carretera que se dirige a Valdecaballeros, en las inmediaciones del río Ruecas.

No obstante, Cañamero será parada obligada para el caminante. Sus impresionantes crestones de cuarcitas, la diversidad de tonalidades y colores de la roca, el murmullo de las aguas del naciente Ruecas y la frondosidad del bosque mediterráneo a los pies de la primera gran muralla occidental de las Villuercas hace irresistible el descanso a sus pies yendo de camino a Guadalupe.

De camino hacia el Monasterio, siguiendo el camino entre Trujillo y Guadalupe, nos encontramos el Puente sobre el río Ruecas. Datado en el año 1845, fue la primera obra de envergadura en la zona que permitiría salvar el río Ruecas, y abrir una nueva vía de paso hacia el noreste cacereño, reemplazando un estrecho y peligroso camino que discurría por los desfiladeros. Este puente consta de un gran arco de sillería granítica, que salva con un solo vano el cauce del río. El resto de la obra se remata con material autóctono, la abundante cuarcita del lugar. Aún pueden observarse en las inmediaciones algunos viejos postes kilométricos de piedra berroqueña que señalizaban la vieja carretera C-524, de Toledo a Mérida por el Puerto de San Vicente. La historia de la construcción de esta carretera se inicia a finales del siglo XIX.

El Puente de ferrocarril sobre el río Ruecas, está en las inmediaciones de la vieja estación de Cañamero, implantado en la línea de Talavera de la Reina a Villanueva de la Serena. Nunca entró en servicio.

Os animaos a todos a descubrir los puentes históricos que podemos encontrar en las localidades por las que discurre el Sendero Internacional de los Apalaches para sumergirnos aún más en la historia de toda la zona.

Si quieres tener más información sobre éstos puentes históricos y muchos más, está es la web de referencia donde puedes ponerte en contacto con el autor: https://puenteshistoricostrujillo.com/

Entradas relacionadas

Aviso de cookies